Sobre mi

Mi nombre es Cristian Beteta, nacido en Barcelona en Febrero de 1992.

Ya desde mi infancia, el cine ha tenido un papel fundamental en mi vida. Tuve la suerte de tener una madre que trabajó en un vídeo club durante más de diez años. La pasión que tenían mis padres por las películas me la fueron contagiando poco a poco, y acabaron consiguiéndolo, porque terminé viendo muchísimo cine.

A nivel práctico, el primer recuerdo que tengo como partícipe activo de un rodaje, es a mis veinte años, cuando junto un grupo de amigos apasionados, decidimos realizar una serie online llamada Oposit.

Fue ahí, en esa experiencia de tres capítulos y seis meses, cuando me di cuenta de que hacer cine, era realmente a lo que me quería dedicar. Especialmente, en las vertientes de guión y dirección.

Y esto es en parte, porque considero que el guión es algo inherente a la dirección, es un binomio. Cuando escribo cualquier historia, o cualquier escena, la escribo pensando en cómo comunicarla con el espectador, cómo hacerle llegar a la audiencia la información necesaria para entender una metáfora, o una idea. O para directamente hacerle sentir una emoción. En cierta manera, cuando escribo, siento que estoy dirigiendo ya desde la fase del guion.

Teniendo claro mis objetivos y aspiraciones, decido comenzar un grado de audiovisuales, la escuela que elijo para cursar mis estudios, es el Tecnocampus de Mataro. Universidad adscrita a la Pompeu Fabra.  

Durante estos años de aprendizaje, realizo distintos cortometrajes de diferente género: comedias, thrillers, dramas.  Asimismo también creó una web llamada Quepeliverehoy. Web que consiste en el análisis de películas, críticas, noticias… Este medio me permite cubrir varios festivales relevantes como periodista: Sitges Film Festival, Festival de San Sebastián, DA Film Fest. Actualmente QPVH tiene más de 6,000 seguidores en redes sociales.

Pero sin lugar a dudas mi experiencia más enriquecedora y plena dentro del audiovisual es mi proyecto de largometraje llamado Themesis.

Themesis es una película grabada en el verano de 2019. Nace como proyecto final de grado,  y el proyecto engloba a estudiantes, ex estudiantes y profesores. Es el primer largometraje de la historia del Tecnocampus. El equipo técnico lo compusieron más de 35 personas y el artístico más de 40. Por mi parte, yo fui el responsable de escribir la película, dirigirla y también de montarla.