El caso sk1

El caso sk1

Frédéric Tellier se hacia cargo de llevar a la gran pantalla una historia basada en hechos reales. El caso sk1: Un estremecedor relato sobre un asesino en serie que actuó en terreno parisino durante los años noventa. Así pues, Tellier, filmaba su ópera prima sobre una compleja historia llena de controversia y que fue fundamental para relevantes avances en la ciencia criminológica francesa.

Ficha técnica

  • Título originalL’affaire SK1
  • Año 2014
  • Duración 120 min.
  • País Francia Francia
  • Dirección Frédéric Tellier
  • Guion David Oelhoffen, Frédéric Tellier
  • Música Christophe Lapinta, Frédéric Tellier
  • Fotografía Mathias Boucard
  • Reparto Raphaël Personnaz, Nathalie Baye, Olivier Gourmet, Michel Vuillermoz, Adama Niane, Christa Theret, Thierry Neuvic, William Nadylam, Marianne Denicourt, Chloé Stéfani, François Rabette, Anthony PaliottiProductora
  • Género Thriller | Basado en hechos reales. Crimen. Policíaco. Asesinos en serie. Años 90

La película cuenta con una estructura sencilla, por un lado tenemos el juicio donde se está juzgando al asesino en cuestión,  por otro lado tenemos flashbacks (la mayoría de la película) que nos preparan para ese juicio. Tellier apuesta mayoritariamente por una cámara en mano casi total, un montaje picado y  dinámico (a veces nocivo para sus intereses)  y unos personajes entregados a la causa. La película tiene virtudes, su entretenimiento es indiscutible, también cuenta con escenas tensas y funcionales.

El problema de la película reside en el manejo temporal del relato y su tesis. Debido al gran flujo de información inherente a la historia, no se acaba de entender si la película quiere hablar de la ciencia forense y los significativos avances que se dieron gracias a este caso, o sí, quiere indagar en la figura del homicida y la justificación de sus actos.

 

Ritmo narrativo

El filme divaga entre temáticas y nunca acaba de ser específico. Hay situaciones que simplemente no son creíbles, es más, el montaje hace que sean menos contundentes y sobrias de lo que deberían. La obsesión que tuvo Franck Magne por Guy Georges seguro que fue demoledora, siete años siguiendo pistas que no llevaban a ningún lado, no obstante en la narración está obsesión se muestra desdibujada, no conectamos con esa atmósfera obsesiva de querer atrapar al asesino a toda costa. La estructura también juega en su contra, el mostrar al asesino al principio de la película, e ir jugando con flashbacks, debilita notablemente el suspense, el espectador es conocedor de que el caso ya está resuelto (pese a que quieran engañarnos con trucos baratos), y la intensidad dramática se resiente. Esta estructura solo se ve justificable para explorar los orígenes y motivaciones del asesino, pero en esta película estas razones no suman, por lo que las cuentas no salen.

La escena en la que Guy Georges secuestra a una mujer, la única vez que lo vemos en acción, o el momento de la confesión son de lo mejorcito que Tellier nos entrega en su primera función.

 

Cristian Beteta

 

 

Post a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *